L. García Hernando

Bajar el libro

Programas gratis

Autorización

Notas Varias

Menú

Leonor García Hernando (1955 - 2001)

 

Integró el Taller Literario Mario Jorge De Lelis, el Grupo Literario Las Cuarenta y en la revista Mascaró tuvo a su cargo las páginas de crítica y publicación de la sección literaria. Publicó los libros de poesía Mudanzas (1974), Negras ropas de mujer (1987), La enagua cuelga de un clavo en la pared (1994), Tangos del orfelinato/Tangos del asesinato (1999) y El cansancio de los materiales (2001). Su obra está inscripta en los hallazgos más viscerales de la historia de nuestra poesía. La oralidad, los cambios de ritmo y la construcción de las imágenes avasallantes dejaron huella en las nuevas generaciones que buscan en su palabra el latido de la Argentina que fue.

El cansancio de los materiales

 

Ese cansancio...

 

Según María Esther Alonso de Solís:

 

...es factible leer en la trama social, desde el punto de vista ideológico, cierta identificación entre las diferencias de sexo y determinadas relaciones que atañen –en el funcionamiento social- a los sujetos del género, relaciones económicas, políticas, intelectuales, afectivas, etc. Desde tal diferencia jerárquica no sólo se detenta el poder sino también se consolida -y no se cuestiona - un statu quo que mantiene a la mujer al margen de los niveles de decisión, de elaboración o creación de proyectos vinculados con las actividades sociales y políticas.

 

Decididamente, Leonor García Hernando entra en ruptura con ese statu quo como mujer, como militante, como poeta. El cansancio de los materiales es el último libro que nos dejó Leonor. Como una confesión o una despedida, podría suponerse. Pero no. Nada de dramatismo vulgar, sino simplemente una maduración de tópicos propios que, según mi lectura, ya habían estallado en Tangos del orfelinato, tangos del asesinato : la invalidez, la incompletud –sobre todo radicada en la imposibilidad de andar-, la memoria atravesada por la historia y por el dolor de esa historia, la mujer como protagonista desvelada de todos estos espacios discursivos. Hay cansancio, sí, pero no del yo lírico. No hay confesión sino mirada desgarrada sobre el entorno. Un entorno que, sin dudas, no deja de incluir a la voz del poeta, que a veces se desliza como un flaneur por una ciudad devastada:

 

 

El libro "Cansancio de los materiales" ha sido autorizado para ser distribuido de forma gratuita en Biblioteca de Poesía www.ibuk.com.ar

Los libros editados en el sitio www.ibuk.com.ar, pueden ser difundidos libremente, siempre y cuando se cite la fuente y no se lucre con su distribución.